Cómo interpretar un Balance en la empresa

Cómo interpretar un Balance en la empresa

Entre los distintos períodos contables de la empresa, se encuentra la tarea de cómo interpretar un balance para orientarse en el rumbo de la empresa.

cómo interpretar un balance

El balance de la empresa es fundamental

A parte de ello es un requisito legal para las empresas que siguen las reglas del Código de Comercio.

Entre ellas están todas las empresas, tanto personas fisicas como jurídicas que no están en el régimen de módulos, sino el llamado de estimación directa y todas las sociedades mercantiles (Sociedades Anónimas ,S.A.  y Sociedades Limitadas S.L. por obligación legal).

Cómo interpretar un balance de forma simple

Para interpretar un balance fácilmente, sin extendernos y de forma somera, comenzaremos por las partidas del Activo y del Pasivo
Si deseas conoces cuales son las partidas del Activo y del Pasivo, mira la entrada sobre

Balance: el Activo

Dentro del Activo se encuentra el activo corriente indicado que es el que se mueve durante un determinado período, aunque lo normal es que sea de un año natural y el Activo no corriente o Activo Fijo, que es el que permanece durante más de un año en la empresa y que normalmente corresponde a un local que ha comprado la empresa, furgonetas, muebles para la oficina o estanterías para colocación de las mercancías, llamadas en el plan contable, mercaderías.

A parte de ello las cuentas o partidas del Activo se consideran amortizables, durante la llamada vida útil, esto es que según los parámetros que marca la ley, podrán deducirse un tanto por ciento de las cantidades invertidas.

Según el plan general de contabilidad, las compras de Activo no corriente inferiores a 600 Euros, no son amortizables, por lo que pueden considerarse un gasto de la empresa

Si deseas ver qué son las amortizaciones contables ver la siguiente entrada ► amortizaciones de préstamos y amortizaciones contables .

El Pasivo

El Pasivo dentro del balance de una empresa hace referencia al pasivo no corriente o pasivo fijo y al pasivo circulante.

El pasivo corriente

En general, el pasivo, de forma coloquial, es lo que debe la empresa y se constituye por las deudas, tanto de créditos a corto plazo (ver cuenta de crédito), deudas a proveedores, remuneraciones a los empleados aun no pagadas y deudas con entes públicos como Hacienda o la Seguridad Social, por retenciones efectuadas al personal de la empresa en sus nóminas y que tienen que entregar o satisfacer a los entes públicos trimestralmente, aunque en las empresas de mayor dimensión ha de ser mensualmente.

Pasivo fijo o no corriente

Normalmente se consideran las deudas a largo plazo, constituido por préstamos superiores a un año y también préstamos hipotecarios.

En el pasivo del balance también se incluye el Capital (que se denomina capital a secas si se trata de un empresario individual, o capital social cuando es una sociedad mercantil)
Y además las reservas legales y voluntarias.

 

Conclusiones y Consejos

Uno de los errores que se cometen en las empresas en estas fechas (último trimestre del año, sobre todo noviembre y diciembre, salvo que sea una compra puntual y la tengas vendida) es la de hacer compras masivas pensando quizá en las próximas rebajas, salvo en período de recesión o crisis que es distinto.

Las compras no son aconsejables hacerlas en el último trimestre del año
(En lo que se refiere a compras programadas, no a repeticiones) , por la sencilla razón de que afea la Cuenta de Pérdidas y Ganancias, la conclusión está clara, se desequilibra el balance, aunque tenga su contrapartida en el Activo en la cuenta  Existencias

► Hay que entender que esas existencias no las has vendido ni sabes cómo las vas a vender o las vas a malbaratar en rebajas.

# Interpretar un balance de este modo es fácil

 

  1. El Equilibrio: Activo es igual a Pasivo. Existe un equilibrio entre dinero y derechos que pueden realizarse rápidamente y las deudas u obligaciones más urgentes que cumplir.
  2.  Las ganancias: Aunque las sumas del debe y del haber han  de estar equilibradas (eso es otro asunto hablando de la partida doble, que te hablaré en otro momento) si el Activo supera al Pasivo, es que la empresa ha ganado, para ello, los beneficios se reflejan contablemente en el pasivo (ahora es cuando se equilibra la partida doble).
  3. Las pérdidas: Cuando el Pasivo es superior al Activo (contablemente, las pérdidas figuran en el activo)

Habitualmente oigo todo tipo de comentarios de carácter contrarios o a favor
«Hay que comprar que si no, no vendes, hay que hacer ventas, hemos estado todo el año en brazos cruzados».

Ante ello, recomiendo que se compre de forma adecuada, gracias a los programas de contabilidad, puedes analizar e imprimir estadísticas para ver la marcha de la empresa.

Y es la verdad, incluso cuando se compraba con la claúsula valor, 

***(ACTUALIZACION entrada del 10/10/2016)

 

¿Qué era la claúsula valor?

En la claúsula valor, el devengo de la factura llegaba en el mes de julio por ejemplo, y empezabas a pagar cuando empezabas a vender y si caía alguna venta de invierno en verano, pues mejor.

Pero sigue siendo un error por motivos contables.

Si se compra dígamos, lo fuerte hasta septiembre más tardar, puede ser que quizá lleguemos al Punto de Equilibrio o Umbral de Rentabilidad, que es el momento que la empresa tiene equiparados los Ingresos con los Gastos, y de ahí, si vendes generas beneficio, si gastas tienes pérdidas.

Es por ello que hagamos nuestros números y veremos como funciona.

Imágen: Vanna44

Esta entrada aparece primero en Micropymes Red

Deja un comentario