Los mitos y leyendas del posicionamiento SEO

    En esta entrada voy a hacer una reflexión sobre el posicionamiento SEO, uno de los grandes objetivos de los profesionales y aficionados por que su página web aparezca en los primeros lugares del los buscadores.

    ¿Porqué hacer SEO en un blog?

    Cuando tienes pasión por un tema y además te gusta escribir, si a ello le unes que también eres un apasionado de internet, puedes o no pensar en tener un blog.
    Ante ello no hay duda. Pero como todo en la vida, una cosa te lleva a la otra, sobre todo cuando lo que te gusta deseas compartirlo y estar en los primeros puestos del buscador más buscado, digamos Google. posicionamiento seo 

    ¿Publicidad de Pago o SEO?

    Provengo de hacer publicidad en Google Adwords, haciendo incluso cursillos, para promover un negocio porque como un ignorante, no sabía siquiera que era eso del seo. Y no es un juego de palabras: eso del seo.

    Cuando empecé a hacer páginas web, aprendí Dreamweaver, centrado principalmente en el lenguaje HTML (Prueba palpable que Dios existe, pues a Dios no lo ves, lo mismo que no ves el HTML)

    Para los paganos, el HTML, es un lenguaje de programación de Internet que con ciertos algoritmos y posiciones conviertes por ejemplo, palabras, gráficos, imágenes y videos. Verdadera magia.

    Entonces recuerdo que los profesionales de la web, te proponían posicionar tu web en posicionamiento natural o SEO.
    Dicho de otro modo, el posicionamiento natural, como todo lo que deriva de Internet (está en inglés) corresponde a las siglas Search Enginering Optimization, o traducido optimización para los motores de búsqueda. Que los expertos me corrijan.

    El posicionamiento lleva tiempo

    Sin embargo,  hacer seo, está lleno de mitos y leyendas. Requiere más tiempo que el programa de Adwords para posicionarte, a veces es incluso difícil.

    Hace unos ocho o diez años sólo los expertos te posicionaban y te costaba una buena pasta.

    Nada que alegar, es su profesión a tiempo completo. Además quienes nos dedicábamos a otros negocios no podíamos distraer tiempo en esas lides.

    ¿Porqué el seo está lleno de mitos y leyendas?

    Sencillamente porque en esto de posicionar una página web o blog a las primeras posiciones manda Google.

    Es obvio, si Google es el buscador más buscado, él pone las reglas.

    Los expertos y los semiprofesionales como es mi caso, conseguíamos llegar a las primeras posiciones.

    Llegaba Mr. Google, sacaba un algoritmo como el caso del Panda, dichoso osito, y tu página se iba a la m. A la p.m.

    Me preguntaba: ¿Esto porqué?

    Simplemente porque lo ha dicho el mister, al ver que cada vez crece la red

    y se multiplican progresivamente las páginas web, por lo que hay que competir en calidad y en contenidos (supongo).

    Nada es fácil en la vida.

    La historia del seo no acaba aquí, pues este requiere un proceso de revisión permanente.
    Más adelante, Google anuncia un nuevo algoritmo, el Penguin o pingüino y te preguntas que hace un pingüino como tú en un sitio (web) como este.

    ¿Quién se posiciona más con el posicionamiento seo?

    Me encuentro que,  el mundo del seo está lleno de mitos y leyendas, porque hay quien se posiciona sin más, sólo escribiendo y escribiendo y si le preguntas casi ladeando la cabeza ¿Utilizas los meta-tags? Te mira con desdén, como si-te dijera ¿Estás borracho?
    Hay blogs que se han posicionado solo escribiendo mucho, por ello digo que hay tantos mitos.

    A esto añadir que existen plugins (aplicaciones) que te revisan el texto y pueden conseguir posicionarte en los primeros lugares.
    El seo requiere también de lo que llaman optimización interna: que revises la ortografía, que pongas imágenes, que «decores» las palabras. En fin, la historia del seo no termina: está lleno de mitos y leyendas.

    Accede Ahora al Curso Gratis de Seo

    Otra cosa, que se me escapaba: que el seo de que hablo no es de la SEO de Urgell, porque al seleccionar imágenes es lo primero que me ha salido. A buen entendedor, las palabras sobran. Ya me estaréis diciendo que soy un pelma.

    Derechos de foto:  David Bruce

    Deja un comentario