La inflación y la moneda euro

    La inflación y la moneda euro

    La inflación y la moneda euro.

    Los quebraderos de la moneda euro.
    Gran parte de la crisis y los sufrimientos que padecemos, viene a raíz del euro como moneda.

    La moneda euro hizo que por lo menos los españoles perdieramos parte de orientación.

    Aunque los jóvenes piensan en euro, en moneda euro, los mayores de cincuenta años y me atrevería a decir los de más de cuarenta, piensan en pesetas. Es como cuando muchos aprenden el idioma inglés, lo que hacen es traducirlo y de ahí no salen.

    moneda euro

    Billete de 10 Euros: Unas 1.663 pesetas


    Iniciado con aquel famoso boletín El manual de las buenas prácticas, se tranquilizaba a la audiencia de que se cambiaba de moneda, no de precio.
    No sirvió para nada, a los hechos me remito.
    No era necesario tomárselo tan a la ligera. Podíamos pertenecer a la Unión Europea y en cambio no pertenecer al euro, a la moneda euro, como es el caso de Inglaterra, donde no tienen la moneda euro, sino la Libra esterlina y los peniques.
    Cerramos las sucursales del Banco de España, quedando unas pocas sucursales. Y si te ví, no me acuerdo. Adiós a la peseta, Bienvenido Mister moneda euro.
    Ahora hablo de la inflación, porque es el caballo de batalla de la moneda, del cambio a la moneda euro, y donde muchos no han dado su brazo a torcer.
    Se produjo a los meses un efecto dijeramos mágico de la moneda euro, sublime (Yo que sé como definir) por lo cual todos los negocios de todo tipo, fuera el sector que fuera, incluso los gorrillas que piden en los aparcamientos hicieron «magia» con la moneda euro.
    Fijénse que cambio (y nunca mejor dicho) tan espectacular: 1 Euro = 100 pesetas.
    Claro en esa proporción tan baja, nadie ha notado el error.
    Ahora como es obvio la proporción correcta es : 1 Euro =166,386 pesetas.
    Si cojemos una calculadora, -no hace falta-, está bien visible que nos hemos equivocado.
    1 Euro no son 100 pesetas, sino 166,386 pesetas
    Ello significa la barbaridad de una inflación del 66,386% .
    Escuché hace unos semanas en una emisora de radio, que la inflación real había sido de un 48%
    Aunque yo lo sabía, ratificó mi planteamiento.
    La moneda euro no hizo sino fastidiarnos el pasodoble, lo que pasa que estábamos en época de bonanza económica, social, pagamos las casas a precios desorbitados y nos parecía lo más correcto, porque traducíamos mal la moneda euro: unos redondeaban en corto y otros en largo y nos cogimos la pancarta del TODO VALE. Yo he oido decir multitud de veces: 50 Euros, unas 8.000 pesetas de las de antes. ¡NO! Por favor, no. Son 8.319 pesetas. ¿Qué haces con las otras 319 pesetas ¿Las gastas en pipas? ¡Cómo me atrae la moneda euro!
    Nadie protestó, nadie se lanzó a la calle. Todo bonito,bonito.
    A mí me escuece decirlo y sentirlo, por activa y por pasiva, un coste de la vida incrementado en un 66%, y ¿no consta en ningún sitio?  Pues que me lo expliquen. Eso causa dolor e incluso vértigo.
    Y el dolor de la moneda euro, del euro, vulgarmente como se conoce, ¿Nadie se dio cuenta o se lo callaron?
    Continuába la emisora de radio que en esa época, -no lo recuerdo bien-, los salarios de los trabajadores no habían superado, no habían subido más del 10%.
    Con ese o este panorama, es evidente que no salgan las cuentas.
    La moneda euro, tan aplaudida, elemento de cohesión, no ha hecho sino hundirnos a los españoles.
    Con la moneda euro, hemos sido unos pardillos, por otro error tan común como el que decía que la moneda euro vale igual en todas partes. Sí, 10 Euros, son 10 Euros en toda la Comunidad Europea, pero la capacidad de compra o de gasto, no.
    Me explico. Con diez euros puedas comprarte dos entradas de cine en España.
    A lo mejor en Alemania tienes que pagar 15 Euros para dos entradas de cine.
    Esa es la realidad de la moneda euro.
    Por eso, por inteligencia, por casualidad o por picardía, unos paises están mejor que otros.

    La moneda euro, bonita, pero que bonita eres.

    Etiquetas:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *