Mobbing en la empresa: ¿Qué es el mobbing?

    Hay situaciones en la vida laboral que se producen choques en las relaciones de trabajo, que pueden llegar al mobbing en la empresa. Algunas situaciones pueden ser tolerables y estar fuera del ataque personal, como una pequeña discusión, que se salda con una disculpa, un apretón de manos.

    Sin embargo hay momentos más graves, en la que se pone en peligro la integridad del trabajador, mobbing laboral. Es el llamado Mobbing, que en inglés, significa eso, acosar, constituye una de las formas más rastreras e incluso de mayor bajeza moral del actuante sobre la víctima.

     

    ¿Qué es el mobbing?

     

    El mobbing o acoso laboral como muchos sabrán, es el acoso reiterado al trabajador, por medio de sus compañeros, sus superiores o el propio jefe, se realiza por medio de actos humillantes, como darle más tareas al empleado, agobiarlo con un soniquete, aburrirlo, cambiarlo de dependencia, hostigamiento.

    El silencio a veces es la nota común por no perder el puesto de trabajo, más en estos momentos de recesión y estancamiento económicos.
    Cuando la mujer es la víctima, el silencio cobra mayor dificultad, aunque ya se denuncian estas prácticas abusivas.
    El fin que persigue el mobbing, es el abandono del trabajador, al producirle acoso moral perjuicios psicológicos y estrés.

    Medidas para evitar el mobbing en la empresa

    La mejor manera es denunciarlo, pero claro hay que tener la suerte de que no ocurra en el nivel actual de encontrar empleo. De todas formas, el corporativismo no se da en un entorno competitivo, y puede ser sectorial. Un trabajador que cumpla con sus derechos y deberes, que es voluntarioso y sobradamente preparado no ha de temer la situación de despido, que casi siempre es lo mejor, a sufrir de estrés y de frustración, de acoso laboral en suma.

    Todos los expertos coinciden y me unos a ellos, en que hay que denunciar la situación, y en muchos casos, si se prueba, solicitar una indemnización, despido por causas objetivas, obviamente y como consecuencia de ello solicitar la prestación por desempleo, porque quién garantiza que la conducta no va a ser reiterada si retorna el trabajador a la empresa. Conseguido ese resultado, el/la trabajador/a queda libre, y tiene una nueva oportunidad de encarrilar su situación profesional.

    Sabemos que el trabajo está difícil, pero hay que sopesar qué es mejor, pues si te afecta a tu salud mental o por el contrario te vuelves agresivo o agresiva vas a a conseguir el efecto contrario.

     

    Deja un comentario