La Unión Europea: el dios castigador

    La Unión Europea:
    el dios castigador.
    Parece como si algo se confabulara contra España, precisamente uno de los días más tristes de los españoles: el aniversario del terremoto de Lorca.
    Los comisarios europeos nos exigen cada vez más recortes.
    Recortes, recortes, recortes.

    La Unión Europea

    Unión Europea

    Unión Europea


    se ha convertido en forjadora de sueños imposibles
    La prensa como no puede ser de otra forma y ante la falta de noticias relevantes se apoya en la desgracia de nuestra economía asustándonos una vez más, con el afán de que nos refugiemos en nuestras casas a quejarnos y a llorar.
    Sólo fútbol, para los que tengan la suerte de ser sus seguidores y se olviden de los problemas mundanos. A parte de ello las noticias internacionales nada halagüeñas, como la nacionalización de YPF, lo que me hace pensar en el refrán patrio de que a perro flaco todo se le vuelven pulgas, y las guerras de Oriente Medio.

    La Unión Europea

    se ha convertido en un dios castigador,
    que nos pide lo imposible, y su más fiel servidor, el gobierno español arrastrado a sus imposiciones, incluso ahora que no está Sarkozy liderando el cotarro europeísta.
    Ante estas circunstancias, el ambiente de la calle está enrarecido y muchos quejándose del gobierno del cambio que iba a multiplicar los panes y los peces.
    Como si nadie supiera que si no hay consumo, no hay riqueza e incremento del nivel de vida. Si no hay empleo, hay una carrera meteórica hacia el fracaso.
    Claro que están los españoles europeístas que todavían creen que esto es posible, y señores: el sueño se acabó.
    Más me mola el sueño americano que el sueño europeo.
    Hay que coger el toro por los cuernos (nunca mejor dicho) y decir de una vez por todas que el cinturón de tanto apretarnos, lo que nos va a producir es la asfixia y la asfixia conduce a la muerte.
    Ante esta perspectiva hay una razón muy de peso para que reflexionemos de una vez por todas y seamos sensatos:
    El traje de la U. Europea no nos entra, por lo que no nos lo podemos poner.
    Si no nos dan un poco de aire, esto se hunde, y a mi me preocupan más mis paisanos solo por el hecho de estan cerca de mí y me pueden amar u odiar, pero están conmigo.
    No podemos arrastrarnos ante la Unión Europea y ha llegado el momento de decir, Ciao, Arrivedeci, Hasta luego.
    Si hemos estado anclados en Europa desde siempre para qué nos sirve la Unión Europea que es nuestro dios castigador.
    Imágen: http://www.freedigitalphotos.net/images/view_photog.php?=659,Imágen: Salvatore Vuono

    (Esto es un post protegido por derechos de autor, a favor de German Prados.)

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *