Dad de comed al hambriento

    Hoy realizo una reflexión sobre la frase bíblica dad de comed al hambriento. Siempre pensé que las normas se hicieron para cumplirlas, eran como ir a misa y decir amén.
    dad de comed al hambriento

    Desde que me licencié en Derecho las cosas cambiaron para mí y muchos conceptos, aprendimos el concepto de demagogia, el concepto de estado de derecho, la palabra constitucional, etc. 
    A pesar de todo hay cosas como son el consumo de las
    personas físicas. Y la frase bíblica

    Dad de comer al hambriento

    Jamás debe de olvidarse en un Estado soberano y democrático.
    Si es así, lo que hacen con los votantes cada cuatro años, se llama plebiscito o consulta popular.

    ¿A cuento de qué viene esto?
    Pues porque modestamente se están dando palos de ciego en la política nacional. No dudo de la buena fe y pericia del Gobierno actual.
    Considero, que como decía Jesús, había que dar de comer a quien pasaba hambre

    Los recortes son un asunto de insolidaridad

    Y con recortes, lo que la gente hace es echar atrás, recortar a la vez.
    ¿Y porqué me interesa el consumo de las personas físicas que a fin y a la postre son los que pagan los impuestos?
    Pues porque se hablan de muchas cosas, menos de repartir, de hacer que todos coman y tengan un techo.
    Creo que hay gente, aunque no lo manifieste, que se está decepcionando y resignando a lo que viene, sin esperanzas de mejora a corto plazo.

    No se pueden pedir peras al olmo

    No se pueden pedir peras al olmo, sino buena voluntad.

    Es cierto que el Nuevo Gobierno lleva muy poco tiempo, y como dice el refranero: no se le pueden pedir peras al olmo.
    También es cierto que el Gobierno, acosado en todos los frentes en lugar de ayudarlo que eso tendrían que hacer, y quien no lo haga, el tiempo y la historia le pasará factura, bastante hace ya, pero eso no quita que se adopten medidas paliativas para fomentar el consumo de las personas físicas. De las personas de carne y hueso. Podría sonar en la mente de los gobernantes la frase obsesiva dad de comed al hambriento.
    Ninguna acción tendrá exito si la gente no consume, gasta y se divierte. Además todo es un círculo vicioso: sin consumo no hay negocio, sin negocio no hay trabajo, y sin trabajo seguirá la crisis.
    ¿A quién beneficia este estado de cosas?
    No lo sé. Pero hay que atender al círculo.
    Sería muy triste que desapareciera la clase media y hubiera ricos muy ricos y pobres muy pobres. Para ese viaje no hacía falta alforjas, porque en su tiempo no se satisfizo el consumo de las personas físicas.
    Así que es un tema de vital importancia el consumo de las personas físicas. Y con todo respeto puede terminar en tercermundista. Con dos bananas me conformo.
    Que cuiden el consumo de las personas físicas .

    Derechos de foto:  Les sans

    Deja un comentario